La Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de Naciones Unidas ( CPD) es una Agenda Clave en los Derechos de las Mujeres. La 1º Conferencia sobre Población y Desarrollo de Naciones Unidas fue realizada en la ciudad del Cairo en 1994. Significó un cambio de paradigma en la agenda de población y desarrollo, colocando en el centro de las políticas de población y desarrollo a las personas en tanto sujetos/as de derechos humanos y a los Estados como garantes del ejercicio de los mismos. De esta manera enfatizó el concepto de que no hay un verdadero desarrollo si no hay equidad y justicia. Asimismo, es el primer instrumento internacional que consagra los derechos reproductivos (son los derechos de todas las parejas y los individuos a decidir libre y responsablemente el número de hijos, y el espaciamiento de los nacimientos, y el intervalo entre éstos, y a disponer de la información y de los medios para ello), el derecho a alcanzar el nivel más alto de salud sexual y reproductiva, así como el derecho a tomar decisiones sobre la reproducción libre de discriminación, coacción y violencia.

Se creo con el objetivo de realizar seguimiento a la implementación del programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, desde donde se abordan entre otros los Objetivos de Desarrollo sostenible también. La 51ºsesion de la Comisión de Población y Desarrollo (CPD) sobre la temática : Ciudades sostenibles, movilidad humana y migración internacional, se desarrollo del 9-13 de Abril del 2018 en la sede de ONU, NYork.

Se veía como una oportunidad para desarrollar un lenguaje en materia de salud sexual y reproductiva, una mirada a la interseccionalidad y a la evaluación del impacto del cambio climático y sus efectos en las mujeres y niñas y en especial a las migraciones .

Al cierre del segundo día de la CPD51 no se contaba aún con ningún acuerdo concreto. Finalmente el día viernes 20 de abril finalizó el 51º periodo de sesiones de la Comisión sobre Población y Desarrollo, sin posibilidad de consenso entre los gobiernos presentes y por tanto no hubo resolución.  La falta de consenso se produjo básicamente por tres temas: la oposición de algunos países a la eliminación de los calificadores “qualifiers”, la inclusión de los Derechos Reproductivos y la relativización del párrafo sobre soberanía

*calificador a DSSR de conformidad con la Plataforma de Acción de Beijin. Es la segunda vez que no se aprueba resolución, se percibió una importante “fobia” migrante, tanto que uno de los temas eran las migraciones, y la enorme dificultad para reconocer : #TodosLosDerechosParaTodasLasPersonas en especial cuando hablamos de Derechos sexuales y reproductivos y si tenemos en cuenta como afecta esta cuestión a las migraciones internacionales, internas, y desplazamientos forzosos. La posición de los países mas conservadores fue muy cerrada, Estados Unidos tuvo una actitud obtusa, la Unión Africana muy reactiva y algunos de los aliados históricos estuvieron menos vocales.

Por segunda vez consecutiva no se aprueba resolución, lo que puede poner en peligro la legitimidad y permanencia de la Comisión. Para América Latina, esto representa un enorme desafío, toda vez que el Consenso de Montevideo es en Latinoamérica y Caribe la herramienta mas potente para avanzar en la agenda de SDSR.

 Nota: Resumen redactado sobre la base de las informaciones de Sandra Castañeda coordinadora de la RSMLAC desde la CPD51.

Patricia Ponce Pascuale. Coordinadora