QUIENES SOMOS

Un grupo de organizaciones feministas,y plataformas de la sociedad civil conscientes de que no será posible la consecución de los #ODS , sin la inclusión en el marco de desarrollo del enfoque basado en los derechos humanos y en una mirada transversal de género a los 17 ODS. Con esta mirada nace el Observatorio feminista que nos permita el monitoreo de la #Agenda2030 y a la vez desde un trabajo en Red:
Explorar vías concretas para acciones individuales y colectivas en la investigación, elaboración de informes, revisión de las políticas , gestión y producción del conocimiento sobre los 17ODS y socialización de prácticas gubernamentales relacionadas con la AGENDA 2030.

Solo abordando las interrelaciones de los múltiples sistemas de poder –patriarcal, capitalista, colonial- y su impacto en las vidas de las mujeres,* y niñas y asumiendo que no solo el objetivo 5 debe estar en las agendas gubernamentales, sin que los restantes 16 ODS deben tener una mirada desde la igualdad, es como podremos avanzar en una #AGENDA2030 inclusiva, desde una perspectiva interseccional e intercultural. *Virginia Vargas- Flora Tristán.

Es fundamental que las organizaciones de base feministas y de mujeres y organizaciones sociales nos dotemos de herramientas prácticas que faciliten la realización de una incidencia política transformadora, con enfoque interseccional, cultural y enfoque de derechos, y nos apropiemos de esta Agenda2030 ; a través de lo cual podamos influenciar y hacer una labor de rendición de cuenta hacia lo interno de nuestros gobiernos.

ADHESIONES

OBJETIVO

Nuestro objetivo es impulsar de manera Global y Local un espacio de intercambio para el conocimiento de estrategias y contenidos sobre la Agenda 2030 y los ODS y su impacto en la vida de las mujeres, las niñas, los niños y los colectivos vulnerados.

Objetivo 1: impulsar de manera local, regional, internacional un espacio de intercambio de conocimiento, estrategias, contenidos y propuesta respecto a la Agenda 2030 y su transversalidad de género

Objetivo 2: Reforzar nuestra mirada, mejorar la incidencia local que las organizaciones de mujeres y feministas podemos hacer a lo interno de nuestros países, gobiernos, y municipios para el seguimiento, rendición de cuentas y cumplimiento de los ODS en el marco de la Agenda2030

Objetivo 3: Gestionar espacios virtuales y presenciales de encuentro que nos permitan compartir buenas prácticas y experiencias diversas en la materia

Objetivo 4: Crear sinergias entre las organizaciones de base de manera que se puedan compartir proyectos, financiaciones, búsqueda de recursos, investigaciones, etc..

Objetivo 5: Potenciar que la Agenda 2030 sea conocida por el movimiento de mujeres apuntalando el empoderamiento individual y colectivo desde las bases

Objetivo 6: Trabajar los ODS desde la cultura de los DDHH y desde una mirada interseccional a los 17

¿POR QUÉ UN OBSERVATORIO FEMINISTA?

Si bien la Agenda 2030 es toda una declaración de intenciones sobre los Derechos Humanos y contempla un Objetivo de Desarrollo Sostenible (nº5) propio para la Igualdad entre mujeres y hombre, no existe una transversalidad de género a lo largo de los 17 ODS que tenga en cuenta las distintas dimensiones existentes que perpetúan la desigualdad:

  • La pobreza, la desigualdad y la justicia social están en estrecha relación. Es necesario pues abordar las desigualdades desde una mirada holística, especialmente las discriminaciones basadas en género, etnia, raza, religión, discapacidad e identidades sexuales
  • El panorama futuro se presenta incierto si no hacemos frente, desde diferentes actores, al reto de reducir las desigualdades en sus diferentes ámbitos, hablamos de una pluralidad de desigualdades entrecruzadas que generan un espiral de exclusión y pobreza.
  • El 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el resto del planeta. Esto implica que ocho personas acumulan una riqueza igual al 50% de la población mundial.
  • 10 empresas obtuvieron una facturación superior a los ingresos públicos de 180 países juntos. La estrategia para incrementar los beneficios de estas empresas casi siempre implica una reducción salarial para los trabajadores, lo que alienta la ampliación de la brecha económica.
  • Las mujeres ganan entre 31 y 75% menos que los hombres a causa de la brecha salarial y de otras desigualdades económicas. La posibilidad de que una mujer sea incluida en el mercado laboral sigue estando casi 27 puntos porcentuales por debajo de la de un hombre. En regiones como Oriente y el norte de África, solamente un cuarto de las mujeres con capacidad laboral pueden incorporarse al mercado.
  • La mayoría de los trabajadores peor remunerados del mundo son mujeres y niñas, quienes además trabajan en las condiciones más precarias y asumen la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerados.
  • En su edición de 2016, el informe global sobre la brecha de género del Foro Económico Mundial reveló que aún existe un abismo de género en términos de participación política y que, a pesar de los avances, las mujeres tienen un menor acceso a la atención sanitaria y la educación.
    Así apuntamos que la Agenda 2030 muestra debilidades en:

La falta de una mirada y propuesta transversal de género a lo interno de los 17 ODS

Visibilizar el impacto del cambio climático sobre la desigualdad de género, un espacio donde aún las propuestas son incipientes.

Se le da demasiada prevalencia al sector corporativo y privado.

15 años es un factor condicionante y limitante para alcanzar los ODS y medir sus metas

Los países pueden demorar las acciones necesarias de cara a la consecución de los ODS, y existen servicios básicos que es necesario acometer sin demora a que transcurran esos 15 años.

Se plantea una contradicción entre “desarrollo sustentable” y “crecimiento sustentable”.

Los derechos humanos no se abordan de manera integral. Los ODS carecen de un enfoque transversal en Derechos Humanos que permitan abordar las desigualdades múltiples y las discriminaciones.

Los objetivos y metas no pueden garantizar la salud sexual y reproductiva, y el derecho a la información y sensibilización para todas las personas, incluidas las personas con diversidad funcional e identidades de género.

Los objetivos y metas no hacen alusión a las personas marginadas y poco o nada a la interculturalidad y al abordaje de las desigualdades étnicas y raciales a lo interno de los países.

Los ODS y sus metas hacen muy poco para cumplir con los objetivos de Beijin, en la reorientación de los recursos para un desarrollo social equitativo de género.

El WMG define agendas centrales que es necesario trabajar desde el feminismo y las bases sin perder de vista la problemática que subyace para la consecución de la igualdad. Estas tres agendas centrales son: la agenda de trabajo doméstico, de cuidado no remunerado, y los derechos sexuales y reproductivos.

¿QUIERES ADHERIRTE?

Necesitamos adhesiones para hacernos más visibles… ¡la unión hace la fuerza! Rellena el pdf y devuélvelo firmado. Serás parte del observatorio Batera2030.